Test de empleabilidad

Al hablar de empleabilidad, se hace referencia a cada uno de esos aspectos que logran hacer que una persona sea “atractiva” para ser contratada y desempeñar algún cargo.

Cabe mencionar que entre las principales cualidades de empleabilidad se incluyen la formación, currículo, experiencia laboral, capacidad para relacionarse, capacidad adaptativa, ser menos o más proactivo, entre otras cosas.

En este sentido, a través de este post estaremos presentando un test de empleabilidad mediante el cual tendrás la oportunidad de determinar no solo cuáles son tus puntos fuertes, sino también los débiles, al momento de acceder a un trabajo.

Sin embargo, hay que señalar que debes tomar los datos de este test de empleabilidad a manera de ayuda dentro de esa tarea de autoevaluación, evitando siempre verlo como algo definitivo.

Y es que no hay manera realmente objetiva de poder valorar los niveles de empleabilidad, sin embargo, es posible utilizar ciertas herramientas (como el test de empleabilidad) a manera de apoyo dentro de esa tarea de auto-conocimiento.

¿De qué forma medir el nivel de empleabilidad?

Entre los aspectos de mayor importancia que debes considerar al buscar empleo, destaca el conocer tu nivel de empleabilidad para ese puesto de trabajo que deseas conseguir.

En este sentido, para determinar dicho nivel, es preciso que prestes atención a los siguientes 3 puntos:

Examina tus objetivos

Para empezar, es necesario que definas qué clase de puesto laboral deseas desempeñar y dentro de qué tipo de compañía y/o sector, de esta forma podrás focalizarte y centrar todas tus energías en una misma dirección.

Investiga el mercado

Intenta explorar si existe una mayor demanda y una menor oferta, o si es al contrario, es decir, si suelen ofertarse pocas candidaturas frente al número de vacantes que se busca cubrir.

Es importante que investigues tu sector para poder encontrar aquellos nichos que suponen una oportunidad para tu perfil.

Acierta con la difusión

Delimita la difusión, asegúrate de realizar una selección mucho más restrictiva sobre las ofertas, así podrás tener tiempo con el propósito de adaptar tu candidatura según el perfil requerido en cada caso y al mismo tiempo, personalizar las comunicaciones con los empleadores en mayor medida.

¿Deseas conocer tu nivel de empleabilidad? Aquí puedes hacerlo

Con el fin de medir tu nivel de empleabilidad y poder conocer cuáles son las posibilidades reales que posees para obtener el puesto de trabajo que deseas, para empezar, tienes que asegurarte de responder algunas preguntas.

En este sentido, las preguntas más habituales y básicas a través de las cuales podrás realizar un Test de empleabilidad que te permita medir tu nivel de empleabilidad, suelen enfocarse en lo siguiente:

  • La movilidad: Esto se refiere a si tendrías la disposición de habitar en algún lugar diferente a ese donde lo haces normalmente.
  • La flexibilidad horaria: Se refiere a ese horario en el cual tendrías la disponibilidad para llevar a cabo el trabajo.
  • La flexibilidad laboral: Hace referencia a la clase de contrato laboral que aceptarías firmar a la hora de aceptar un puesto de trabajo.
  • La adecuación profesional: Se refiere a si dispones tanto de los conocimientos como de los requisitos específicos y necesarios exigidos por la oferta de trabajo a la cual deseas optar.
  • La experiencia laboral: Hace referencia a la cantidad de años de experiencia que posees desempeñando ese trabajo que deseas obtener, o si al contrario, consiste en tu primer puesto de trabajo.
  • El nivel de paro: Hace referencia a la tasa de desempleo que existe dentro del sector profesional al cual perteneces.
  • El perfil demográfico: Se refiere a si formas parte de un determinado grupo demográfico, el cual tenga una alta demanda y/o que ofrezca beneficios a través de su contratación.
  • Los contactos profesionales: Hace referencia a la cantidad de contactos que dispones, pertenecientes a tu mismo sector laboral.

Cada uno de los aspectos anteriores es de gran ayuda para que puedas tener una mejor idea acerca de aquellos que se suele tomar más en cuenta, o que tiene mayor valor dentro del mercado laboral actual.

En este sentido, alguien que tenga una mayor flexibilidad en sus horarios y se encuentre dispuesto a cambiar de residencia, tendrá una mayor ventaja al momento de tener acceso a las ofertas laborales, en comparación con quienes no tienen flexibilidad horaria, y no considerarían mudarse.

Asimismo, resulta esencial que apuestes por ofertas de trabajo que correspondan con tu nivel de experiencia, por ejemplo, si ya cuentas con un perfil junior, no deberías optar por una beca.

Igualmente, no deberías querer obtener un puesto de gran responsabilidad si no dispones de suficiente experiencia laboral.

Igualmente, debes tener en cuenta tus relaciones sociales y/o profesionales, ya que en caso de no ser suficiente recurrir a las ofertas laborales, portales de empleo oficiales y canales de trabajo tradicionales para conseguir un puesto de trabajo, siempre podrás optar por el boca-boca con el propósito de encontrar alguna oferta laboral.

Realizando este autoanálisis, podrías tener un nivel de empleabilidad medio-alto, en caso de estar disponible para el cambio de residencia, flexibilidad horaria, beneficios para la contratación (los estudiantes).

Mientras que al contrario, al no disponer de experiencia laboral, tendrías una elevada tasa de paro dentro de tu sector, y no muchos contactos dentro del mundo laboral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *